El cuerpo del bebé de nombre Tadeo, que fue exhumado de un panteón de Iztapalapa en la Ciudad de México, fue introducido al penal de San Miguel, en Puebla, para “desestabilizar” el reclusorio, afirmó el gobernador del estado, Miguel Barbosa.

 

“¿Cuáles fueron las motivaciones de estos delincuentes, presuntos delincuentes, para haber introducido el cadáver del niño Tadeo? Y no hay de otra más que esta disputa por el control del reclusorio y la desestabilización del mismo”, aseveró en su rueda de prensa del viernes.

 

Su conclusión se produce un día después de que la Fiscalía General de Puebla aseguró que “esclareció totalmente el caso del bebé hallado sin vida” el 10 de enero en la basura del Centro Penitenciario de San Miguel, en la capital poblana.

 

La Fiscalía informó del arresto e imputación de cinco personas que presuntamente participaron en la introducción del cuerpo, entre ellas Nadia Carolina “N”, quien lo habría llevado al centro y es “visitante frecuente” de Antonio “N”, un reo.

 

Los custodios Jessica “N” y Gerardo “N” habrían colaborado con Nadia Carolina, y otro recluso, Sergio “N”, lo habría depositado en el contenedor de basura en el que después lo hallaron.

 

“¿Y qué se va a hacer? Se tienen que asumir acciones relacionadas con el mejor funcionamiento del reclusorio”, prometió Barbosa.

 

El mandatario estatal reiteró sus críticas contra periodistas y asociaciones civiles que han investigado el caso, al asegurar que abonan a la desestabilización.

 

“Un ambiente en el que muchos participan dando a conocer hechos no probados, y acontecimientos que son parte de una especulación, y que abona a la inestabilidad”, aseguró.

 

El caso de Tadeo, nacido el 4 de octubre de 2021, estremece a México desde hace semanas, cuando un reo encontró el cuerpo del bebé cubierto con cal y dentro de una bolsa en los contenedores de plástico reciclable del penal.

 

El bebé, que había sido enterrado el seis de enero en un cementerio de Iztapalapa, en la Ciudad de México, murió por complicaciones intestinales en un hospital, pero el gobierno no ha aclarado cómo ocurrió el hurto del cadáver.

 

Posteriormente fue enterrado en un panteón capitalino y exhumado días después para ser trasladado al penal de Puebla, donde apareció entre la basura.

 

El pasado 14 de enero, luego de darse a conocer el hallazgo del cuerpo del bebé, Barbosa Huerta destituyó a los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la dirección de Centros Penitenciarios, cuatro días después del hallazgo de un bebé sin vida en un penal del estado.

 

Mediante un comunicado, el gobierno estatal informó quiénes son los funcionarios que reemplazarán a Rogelio López Maya en la SSP y a Jorge Gómez Torres en la dirección de cárceles de la entidad:

 

“El gobernador Miguel Barbosa Huerta designó como titular de la Secretaría de Seguridad Pública a Daniel Iván Cruz Luna, mientras que como subsecretario de Centros Penitenciarios a Jorge Pérez Melchor”.

 

Posterior al anuncio del gobernador, la fiscalía poblana dio a conocer el arresto de 19 funcionarios del Cereso de San Miguel, lugar en el cual fue encontrado el cadáver del menor el pasado 10 de enero.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.