RÍO BRAVO, TAM.- Como una forma real de combatir los basureros clandestinos que afloraron en los últimos años en parajes naturales, espacios públicos e incluso en unidades habitacionales, el Gobierno de Río Bravo tomó acciones concretas al respecto.

 

Por indicaciones del alcalde Héctor Villegas González, el Campamento de Servicios Primarios, se habilitó para recibir a todos los carretoneros que prestan como particulares el servicio de recolección de basura, quienes podrán dejar ahí todo lo recolectado en sus rutas, para que estos desechos sean trasladados por el municipio al vertedero municipal.

 

Esta decisión fue tomada por el edil, como una forma inteligente y responsable de poner fin a los basureros clandestinos o no autorizados, los cuales generan focos de infección que afectan la salud de vecinos próximo a los puntos de contaminación y además dañan el medioambiente.

 

En delante, no hay razón para que los carretoneros dejen los desechos recolectados en sitios prohibidos, sino que tienen a su disposición dicho recinto municipal que sirve desde ya, como punto de acopio de basura orgánica e inorgánica para ser trasladada a su destino final.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *