CIUDAD VICTORIA, TAM.- Al inicio de esta semana en los municipios de Tamaulipas los casos de COVID-19  dieron una alza al punto de qué en menos de 48 horas se detectaron cerca de tres mil casos y  con ello cientos de ciudadanos se vieron obligados a acudir  los centros médicos públicos y privados para  realizarse una prueba y  descartar o confirmar si padecen de  este mal.

 

Los laboratorios en las diferentes ciudades se abarrotaron formando largas filas y aglomeraciones.

 

En entrevistas con encargados de farmacias populares y similares confiaron que desde los primeros días de este año la gente comenzó a solicitar una prueba ya fuera a pie, domicilio o drive thru.

 

Aclararon que tuvieron la alerta sobre una desbandada de solicitudes para exámenes una vez que  pasó la época decembrina y que al paso de los días fue en aumento.

 

Por su parte, la titular de la Secretaría de Salud en el estado, Gloria Molina Gamboa, atajó que existen aún pruebas a pesar de que de manera anónima se está denunciando que en hospitales y clínicas del sector salud ya no hay.

 

Además, consideró que más de la mitad de casos de COVID-19 podrían ser variantes de Ómicron.

 

“Desde diciembre informamos de tres casos por lo que se mandaron otras pruebas  y no se vuelven a mandar porque se da como un hecho que la variante está circulando en Tamaulipas”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *