En el tercer trimestre del año pasado el quebranto económico a Petróleos Mexicanos (Pemex) por robo de combustibles ascendió a casi 200 millones de pesos, pues el número de tomas clandestinas de hidrocarburos creció 1.93 por ciento respecto a igual periodo de 2020, de acuerdo con datos proporcionados por la empresa estatal.

 

Información de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de la petrolera mexicana señala que entre enero y septiembre del año pasado fueron localizadas 7 mil 994 tomas clandestinas de hidrocarburos, dato mayor al reportado en el mismo periodo del año anterior, que fue de 7 mil 842.

 

De estas 6 mil 282 corresponden a gasolinas, diésel, mientras que mil 712 fueron de gas licuado de petróleo (LP).

 

El quebranto económico a Pemex causado por el huachicoleo, como se le conoce a la sustracción de combustibles que se realiza en los ductos por el que se transporta, ascendió en el tercer trimestre del año pasado a 199 millones 769 mil pesos.

 

La cifra es 232 veces mayor que la reportada hasta el tercer trimestre de 2020, que fue de 860 mil 081 pesos, dato inferior que pudo ser causado por la menor movilidad que hubo como consecuencia de la pandemia.

 

A pesar del repunte observado en los nueve primeros meses de 2021, la cifra es menor respecto a las pérdidas registradas en 2018, último año del sexenio de Enrique Peña Nieto, que ascendieron a 39 mil 400 millones de pesos, cuando se agravó el problema.

 

El daño económico a la empresa sólo por el robo de gasolinas ascendió a 197 millones 311 mil pesos y se realizaron mil 15 denuncias.

 

El robo de gas doméstico le costó a Petróleos Mexicanos 200 mil pesos, mientras que el costo por el hurto de diesel fue de 2 millones 258 mil pesos.

 

La Unidad de Estadística Jurídica apuntó que el quebranto se obtiene una vez que se cuenta con dictamen de valuación de daños.

 

Entre enero y marzo del año pasado fueron localizadas 2 mil 826 tomas clandestinas de hidrocarburos, de las cuales 2 mil 140 fueron de gasolinas y 686 de gas LP.

 

En comparación con el primer trimestre de 2020, en el periodo de 2021 aumentó 6.80 por ciento.

 

Entre abril y junio del año pasado se hallaron 2 mil 539, de las cuales 530 corresponden a gas doméstico y 2 mil 9 a otros refinados. El dato representó un incremento de 8.59 por ciento respecto a igual lapso de 2020.

 

En el tercer trimestre se localizaron 2 mil 629 tomas clandestinas, de las cuales 2 mil 133 fueron gasolinas y diesel y 496 a gas LP.

 

La empresa subrayó que en julio-septiembre el huachicoleo se redujo 8.01 por ciento frente a igual periodo de hace dos años.

 

El número de tomas clandestinas de gasolinas y diésel aumentó en el tercer trimestre 6.17 por ciento en comparación con el segundo.

 

Aunque en este último período había disminuido 6.12 por ciento respecto al lapso anterior inmediato.

 

En el caso de las tomas de gas LP, éstas disminuyeron 6.41 por ciento en julio-septiembre frente a abril-junio del año pasado.

 

De acuerdo con los datos proporcionados por la empresa mediante una solicitud de información, en el segundo trimestre disminuyó 22.74 por ciento el robo del combustible doméstico respecto a los tres primeros meses de 2021.

 

En 2020, Hidalgo fue la entidad con el mayor número de denuncias por robo de hidrocarburos, específicamente gasolina, pues sumó 107, mientras que en los tres primeros trimestres de 2021, ese mismo estado sumó 394 denuncias sólo de gasolina y 12 en gas.

 

Detrás está Puebla, que entre enero y noviembre de 2021 sumó 221 denuncias por gas y 199 por gasolinas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *