Roberto Téllez Monroy, expresidente municipal de Atlacomulco, Estado de México, apareció tras el derribamiento de la estatua en honor al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que develó el su último día de su mandato, y aseguró que se volverá a colocar.

 

Dio a conocer que después de que se vandalizó el espacio destinado a la escultura, por lo menos, 2 mil habitantes de la comunidad están dispuestos a “poner dinero de sus bolsillos” con el fin de que se coloque un nuevo monumento, el cual está pensado para ser “más grande, significativo y emblemático” que el anterior.

 

Durante una entrevista con la periodista Azucena Uresti, el militante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) aseguró que el gesto “les nació del corazón”, debido a que es un reconocimiento por la transformación que ha impulsado en el país el mandatario mexicano. Reveló que se trató de “una analogía” de los reconocimientos que hacen los padres por sus hijos cuando logran objetivos.

 

“Te puedo comentar que, a raíz de este suceso, los habitantes están dispuestos a donar para hacer algo más significativo y emblemático. Una mejor imagen, una más grande”

 

Ante los cuestionamientos sobre los posibles responsables del acto vandálico que aconteció las primeras horas del 1º de enero, Téllez Monroy no quiso señalar a la nueva administración a cargo de la priista Marisol Arias Flores; sin embargo, cuestionó el porqué de apagar las luces, así como las cámaras, del lugar durante la noche, lo cual coincidió con el derribamiento de la efigie.

 

Pese a la interrogante que lanzó, indicó que para él la justicia no se debe de basar en suposiciones, por lo cual instó a las autoridades mexiquense a investigar todos los detalles de los hechos y a dar con los responsables, debido a que se realizó un daño al patrimonio del municipio.

 

Finalmente, agregó que, en un primero momento, la construcción del monumento se realizó con recurso municipales, la cual tuvo un costo de 50 mil pesos; sin embargo, aseguró que tiempo después él reintegró dicho monto al erario de la entidad federativa, por lo cual no se arrepiente de haber encabezado la construcción.

 

“La estatua fue develada a fin de ‘romper estigmas y paradigmas’ y que la gente reconozca lo que hizo”

 

En tanto, durante la conferencia mañanera, el mandatario López Obrador agradeció el gesto de la población de Atlacomulco; sin embargo, pidió que no se vuelva a construir ninguna otra estatua, debido a que él no simpatiza con dichos actos.

 

Asimismo, minimizó el derribamiento que sufrió el monumento en su honor, ya que aseguró que “quiere mucho” a la población que se organizó para llevarlo a cabo y los cuales tuvieron la iniciativa de pensar en él como un referente nacional.

 

“Darle un mensaje a los habitantes de Atlacomulco, del Estado de México, a los que se organizaron e hicieron una estatua de mi persona. Decirles que los quiero mucho, que les agradezco mucho por su iniciativa, que son mis amigos del alma como millones de mexicanos, que los queremos mucho y que amor con amor se paga. Pero que tomen en cuenta de que yo he expresado de que no quiero que pongan a calles, a parques, a bibliotecas, a escuelas mi nombre. Ni quiero tampoco que me levanten ninguna estatua”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *