CIUDAD VICTORIA, TAM.- La llegada de la variante Ómicron al estado, donde hay ya tres casos confirmados, vendrá a modificar el esquema de planeación que tenía la Secretaría de Educación para el regreso al cien por ciento a clases presenciales el próximo 7 de febrero, aseguró la Sociedad Estatal de Maestros y Padres de Familia.

 

Su presidente, Miguel Ángel Tovar Tapia, consideró que, de manera autoritaria, la subsecretaria de Educación Básica, Magdalena Moreno Ortiz, dijo que si los maestros no regresan ese día a las aulas serán objeto de sanciones administrativas.

 

“Sabemos los maestros la obligación que tenemos y creemos que es innecesario que llegue a esos desplantes, y por otro lado en el tema de la salud cambian las condiciones para la sociedad en general”, dijo.

 

En este sentido, comentó que aún no se tiene noticia alguna de cuál será el plan de contingencia en el ámbito escolar, por lo que se sigue todavía con la fecha vigente para el retorno a las aulas, pero sin ningún planteamiento por la llegada de Ómicron.

 

“Posiblemente será la segunda semana de enero cuando se diga cuál será el programa de contingencia porque a todas luces es claro que no existe ninguna estrategia a la falta de un proyecto para poder contener el tema de salud hacia el interior de las escuelas”, dijo.

 

Tovar Tapia aseveró que estarán atentos a lo que dicte el Comité Estatal de Seguridad en Salud, así como a nivel federal y alguna declaratoria del Congreso de Tamaulipas cuando salga el decreto sobre cómo se va a manejar el regreso a clases presenciales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.