El Departamento Laboral de Estados Unidos reportó que desde 2015 hasta abril de 2021 que más de 15 millones de personas han renunciado a su trabajo. Solamente en agosto más de 4.3 millones de personas renunciaron a sus trabajos en dicho país, cifra que va en aumento.

 

A este fenómeno se le ha llamado “La gran renuncia” y ha impactado en la economía de Estados Unidos. Algunas causas para que las trabajadoras y empleados decidan abandonar sus empleos es la búsqueda de una mejor calidad de vida, emprender por cuenta propia y buscar mejores condiciones laborales.

 

Una encuesta realizada a trabajadores de diferentes industrias en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, China, Japón y México, por las compañías KRC Search y Weber Shandwick registró que en el caso mexicano se privilegia la búsqueda de un salario competitivo, beneficios y seguridad en el empleo, antes que un buen ambiente laboral.

 

De acuerdo con El Economista, hasta septiembre pasado en México, cerca del 60% de las personas ocupadas ganaba hasta dos salarios mínimos. De esa porción, alrededor de 13 millones no recibían ni siquiera un salario mínimo al día.

 

Además, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló que en el primer trimestre de 2021 más de 566,000 personas decidieron dejar su empleo. De abril a junio la población desocupada se situó en 2.4 millones de personas y la tasa de desocupación correspondiente fue de 4.2% de la Población Económicamente Activa (PEA), tasa menor que la de 4.8% obtenida en el mismo periodo de un año antes.

 

El estudio de KRC Search y Weber Shandwick explica que una de las razones para abandonar el empleo es el trato injusto, discriminación y acoso. Una de cada tres personas empleadas reportó haber sido agredida, por lo cual, quienes atraviesan por esta situación, tienen tres veces más probabilidades de abandonar el trabajo.

 

Así mismo, según el reporte, no existe un perfil único de los que son tratados injustamente, pero se privilegia a las personas que son en su mayoría hombres blancos. Mientras que las agresiones están relacionadas con la edad, el sexo, el estatus familiar y el grupo étnico.

 

En México, el confinamiento por la pandemia de Covid-19 obligó a las empresas a adecuar las condiciones laborales en la modalidad de trabajo a distancia. Sin embargo, nuestro país es uno de los que más horas labora pese a la pandemia.

 

De acuerdo con la estadística, en México aumentaron las renuncias debido a las responsabilidades en el cuidado del hogar. Los factores más importantes, en el caso de las mujeres, son el matrimonio, el embarazo o las responsabilidades familiares relacionadas con el cuidado, ya sea de niños o de otras personas. En el caso de los hombres el factor más importante son los empleos con jornadas largas y salarios bajos.

 

El año pasado, los mexicanos trabajaron en promedio 2,214 horas al año. En cambio, el promedio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) es de 1,687 horas. Estos datos toman en cuenta la reducción de horas laborales por la pandemia; entre enero y abril de 2020, las horas de trabajo se redujeron en 38%.

 

Además, en México se tienen jornadas promedio de 48 horas a la semana. En cambio, el promedio de otros países es de 40 horas, de acuerdo con el Employment Outlook 2021 de la OCDE.

 

Roberto Martínez, director del Centro de la OCDE en México, en entrevista con El Economista, explicó que en el país se da más valor al tiempo dedicado al trabajo que a los resultados obtenidos durante ese tiempo. Este es uno de los factores culturales que explican el alto número de horas trabajadas.

 

Al respecto, la OCDE proyectó una tasa de desempleo para el país en el cuarto trimestre de 2022 todavía 0.5 puntos porcentuales más alta que la de 3.6 por ciento en febrero de 2020.

 

“La situación en México es diferente, pues en 2020 se tuvo que tomar la difícil decisión de reducir el presupuesto tanto para los servicios del mercado laboral como para las políticas de activación de empleo, con el fin de reorientar el gasto hacia temas más prioritarios y poder enfrentar la crisis sanitaria causada por COVID-19”, recomendó la OCDE en su reporte sobre Perspectivas de la OCDE sobre el Empleo 2021.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *