REYNOSA, TAM.- A los intérpretes de música en vivo «les tocó bailar con la más fea», porque además de lidiar con la música grabada, que poco a poco les fue quitando espacios y fuentes de trabajo, el COVID-19 fue el golpe definitivo a su economía.

 

En el marco de la celebración del Día de Santa Cecilia, patrona de los músicos, pretenden reagruparse, aprovechando la tregua que el coronavirus ha dado, reveló Jaime Carranza Morales, Secretario de Acción Política de la Sección 72 del Sindicato de Filarmónicos.

 

Acompañado por un grupo numeroso del gremio, asistieron a la parroquia de Guadalupe a conmemorar el martirio de Santa Cecilia, dónde indicó, que el año pasado se interrumpió la celebración por primera vez en mucho tiempo.

 

«La pandemia nos orilló a tal manera que no había eventos, ya sabemos la historia. Y anoche tuvimos la oportunidad de llevarle serenata muchos grupos organizados y el día de hoy al mediodía celebramos una misa cantada con músicos y sus familiares», aseguró.

 

La pandemia de COVID-19 prácticamente acabó con las agrupaciones musicales que quedaban.

 

Los pocos que no vendieron sus instrumentos o se fueron a trabajar a otra parte, buscan reagruparse para revivir viejas glorias.

 

Carranza Morales mencionó que se quieren volver a reincorporar, a contarse a ver cuántos son, a estar nuevamente asociados y buscar el trabajo, «buscar a exponer ante la sociedad que los músicos estamos de pie».

 

Eran entre 400 y 500 músicos los que normalmente brindaban el servicio de música en vivo para fiestas, celebraciones y toda ocasión.

 

En la actualidad solo quedan unos cuantos, y mal organizados.

 

El dirigente mencionó que en los próximos días o semanas estarán nuevamente organizados, con miras a aprovechar las fiestas decembrinas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *