SAN FERNANDO, TAM.- No se puede hablar de arte y cultura en San Fernando, sin mencionar los nombres de dos maestros que después de más de dos décadas se han dedicado a cultivar las expresiones más enriquecedoras de los seres humanos, para darles un sentido definido de sus vocaciones a quienes han tenido la fortuna de ser sus alumnos.

 

Ellos son los maestros Marta Laura Ramírez Medina y Aurelio Hernández Ledezma, un matrimonio que llegó a San Fernando hace   años procedentes del puerto de Tampico, que venía dotado de herramientas artísticas que formaban su principal bagaje, ambos un binomio que combinan, inspiración, sentimiento y mucha sociabilidad.

 

El miércoles pasado por la noche, recibieron en discreta ceremonia, nombramientos como directora de la Casa de la Cultura y el maestro “Yeyo” como es afectuosamente conocido, como director de Cultura del Ayuntamiento de San Fernando.

 

Merecidos nombramientos para dos personajes que tienen más de 20 años haciendo arte en San Fernando después que llegaron a radicar a esta población al servicio de una empresa nacional, lo que les permitió convivir con la sociedad local, demostrar sus aptitudes artísticas en teatro, pintura, danza y otras actividades creativas del ser humano, que provocaron fueran atraídos por un colegio particular para dar clases de artes.

 

El maestro Aurelio Hernández Ledezma es además dramaturgo, un escritor sensible y al mismo tiempo de carácter, que ha plasmado su talento en diversas obras, mientras que además ha capacitado a cientos de alumnos en el desempeño del arte escénico.

 

El arte les viene de familia, luego que la compañía de teatro “Bocana” en la que participaban en Tampico, era dirigida por Refugio Hernández Ledezma –hermana de Yeyo- mientras que en el seno de la misma hay artistas, bailarines, pintores y dramaturgos, entre otros.

 

Uno de ellos, el más famoso desde hace algunos años, con amplia reputación mundial es Ángel Aurelio Hernández Arreola  director de un proyecto que se denomina “Teatro Para el Fin del Mundo”, que le ha permitido recorrer una buena parte del planeta para llevar su inspiración a zonas devastadas por guerras y tragedias colectivas, con la finalidad de revivir esos espacios, a través de la cultura y las artes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.