SAN FERNANDO, TAM.- Debido a la situación que enfrentan cientos de adultos mayores que no son atendidos de manera adecuada por sus familiares, mismos que en la mayoría se encuentran padeciendo de enfermedades diversas, se hace necesario el funcionamiento de un asilo de ancianos, donde estas personas puedan recibir un trato a la altura de sus necesidades.

 

Análisis sobre el tema señalan que en la cabecera municipal, inclusive en la zona centro, colonias populares, ejidos y zonas pesqueras, sobreviven personas mayores de 70 años que se encuentran padeciendo por el abandono de sus familiares más cercanos.

 

Ha trascendido que en ciertos casos, los ancianos además de ser mal alimentados, son sometidos a un trato despectivo, luego que sus familiares los tratan como si fueran una carga, olvidando los esfuerzos que hicieron para sacarlos adelante.

 

Personas en edades avanzadas y con estados de salud deteriorados que requieren inclusive que los bañen y les pongan pañales, requieren de la solidaridad de las instituciones y de la misma sociedad civil, para  procurarles una vida más digna, porque sus familiares avaden hacerse cargo de ellos.

 

Esta es una situación que refleja ingratitud, falta de conciencia y humanidad, por lo que miembros de la sociedad civil se encuentran dando los primeros pasos para lograr un asilo de ancianos, donde se puedan concentrar a esas personas que por su edad y condiciones de salud, necesitan que los cuiden con profesionalismo y afecto.

 

También se ha detectado que una cantidad indeterminada de ancianos que reciben la pensión bimestral del programa de apoyo de adulto mayor, son llevados a recibir este beneficio por sus hijos o nietos, pero en cuanto hacen efectivo el recurso, se los quitan para gastarlos en asuntos ajenos al objetivo social.

 

Este recurso lo utilizan para pagar recibos de consumos de agua, electricidad, o cubrir otra clase necesidades de los hogares de los familiares donde habitan, mismos que usan ese dinero como un cobro por la atención que les brindan, sin considerar la deuda que tienen con ellos por la dedicación que mostraron para sacar a sus familias adelante.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.