SAN FERNANDO, TAM.- Debido a malas temporadas en las cosechas de los últimos años en el norte del estado y de la implementación de políticas públicas que han erosionado la economía de los productores del campo, se están desahogando juicios mercantiles, con casos de agricultores que ya han sufrido embargo de sus bienes, porque no pueden pagar lo que deben.

 

Dirigentes campesinos de la región advirtieron que los procesos en contra de productores agrícolas sociales y privados se van a recrudecer al paso de los días, porque bancos y bodegueros que han habilitado a los agricultores, ya quieren recuperar su dinero y han entablado juicios mercantiles que invariablemente van a terminar en el embargo de bienes, ante la falta de liquidez de los labriegos.

 

Mencionaron que los productores se encuentran descapitalizados, sin recursos para hacer frente a las deudas que han adquirido para poder trabajar sus tierras y ya tiene tiempo que no han contado con recursos para solventar esas prestamos, que mantienen con instituciones bancarias y propietarios de compras de granos de la región.

 

Ante esta lamentable situación se ha procedido –de acuerdo al monto de las deudas-  al embargo de tractores, trilladoras e inclusive de propiedades, porque quienes habilitaron a los productores del campo, necesitan de los recursos, para seguir trabajando.

 

El formato que se viene siguiendo es a través de bancos que prestan directamente a los productores, o por medio de las casas compradoras de granos, que también reciben créditos en efectivo de parte del gobierno federal,  para que a su vez, estos habiliten a los productores agrícolas, con intereses que aunque moderados, no alcanzan a ser pagados por quienes hacen producen los alimentos.

 

Insistieron en que la situación del campo es grave, mientras que desde la Cd. de México se mantienen políticas que atentan contra los ingresos de los productores, a través de un ejercicio encaminado a combatir la corrupción de tiempos recientes, pero que afecta a todos los productores, que en Tamaulipas se encuentran a la espera de recibir apoyos que permitan seguir trabajando las tierras, para mantener a sus familias y pagar lo que deben.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *