SAN FERNANDO, TAM.- Pese a que el líquido que llega a los hogares de miles de familias sanfernandenses a través de las llaves, no es agua potable, sino que únicamente se le da un proceso de cloración que no cumple con los aspectos protocolarios adecuados para dar al vital elemento la inocuidad debida para el uso doméstico sin riesgos para la salud, no existe siquiera un estudio o proyecto para construir una planta potabilizadora de agua en San Fernando.

 

Y aunque se trata de un tema que ha sido puesto sobre la mesa en repetidas ocasiones durante los últimos 15 años, no se han gestionado recursos para la construcción de una obra que sirva para darle al líquido que utiliza la población, las condiciones de inolora, incolora, insípida y transparente, que representan las principales características del agua potable.

 

En tanto que análisis realizados por particulares arrojan que además las aguas que corren por las tuberías de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado –COMAPA- están cargadas de metales pesados, heces fecales y otros elementos que son dañinos para la salud de quienes la ingieren.

 

No obstante constituir una deficiencia que va en contra de la salud de miles de familias que habitan en la cabecera municipal, a la fecha no existe cuando menos un proyecto de planta potabilizadora, donde el líquido pueda ser sujeto a un tratamiento que coincida con la norma oficial de este elemento, básico para el bienestar de las familias.

 

Enfermedades en la piel y padecimientos gastrointestinales que se presentan de manera sistemática tienen sus orígenes en el uso de agua que no reúne las condiciones básicas de un elemento vital, que se obtiene a través de la única empresa prestadora de este servicio.

 

En el padrón de usuarios se encuentran miles de personas que bajos ingresos o desempleados, cuyas familias consumen el agua que sale de las llaves y que son quienes se encuentran mayormente propensas a sufrir padecimientos de origen hídrico, luego que se trata de un líquido que de ninguna manera es apto para el consumo humano.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *