SAN FERNANDO, TAM.- El estado en que se encuentran familias residentes de los campos pesqueros del municipio de San Fernando son demasiado precarias, debido a la escasez  de productos pesqueros y la veda de Lisa, Liseta y Lebrancha, que se encuentra en marcha con terminación hasta el 10 de noviembre.

 

Vecinos de comunidades pesqueras asentadas a la ribera de la laguna madre dijeron que a las pésimas condiciones de captura de especies acuáticas que se vienen dando, hay que sumar que la Lisa, una especie que abunda en esa región, no se puede capturar durante 70 días.

 

Esto luego que por disposición de la Comisión Nacional de Pesca (CONAPESCA) desde el 1 de septiembre anterior entró en vigor la prohibición de captura de esta especie de escama, veda que habrá de terminar el próximo mes de noviembre, con sanciones elevadas para quienes violen la disposición.

 

En tanto miles de pescadores y sus familias se encuentran bajo los efectos de la carencia de ingresos suficientes para resolver sus necesidades de alimentación, educación y salud, luego que aunque la Lisa es un pez de bajo valor comercial, se reproduce en cantidades generosas en las aguas de la Laguna Madre.

 

Residentes del campo pequero “Punta de Piedra”  señalaron que en épocas anteriores, durante la época de veda han sido apoyados con despensas y empleos temporales, pero en este año no han tenido ese respaldo del gobierno, lo que torna más difícil su situación.

 

Apenas en julio anterior terminó la veda de camarón en aguas de la laguna madre, pero luego entró la canícula, temporada del año en que las aguas alcanzan altas temperaturas y la especie se esconde entre el fango, fuera del alcance de los pescadores, mientras que en el mes de agosto anterior, la producción de crustáceos fue demasiado baja, provocando el desplome total de la economía en las zonas pesqueras del municipio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *