Un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reveló una serie de inconsistencias en la expedición de cédulas y títulos profesionales emitidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

 

Según el informe de una auditoría de desempeño a esa institución, realizada en 2020, la SEP, que encabeza la secretaria Delfina Gómez, reportó el registro de 305,333 títulos o grados académicos y expedición de cédulas profesionales con efectos de patente del nivel superior, pero no contó con información clara, completa ni oportuna del tiempo en el que se realizaron los procedimiento de registro de títulos electrónico.

 

Por ello, la ASF precisó que esta dependencia, no dispuso de parámetros para evaluar su oportunidad.

 

De acuerdo con el informe de la ASF, la SEP registró además 29,588 solicitudes de expedición de cédulas sin aclarar el origen ni su correspondencia con las cédulas emitidas, ni con las 19,499 solicitudes identificadas para el procedimiento híbrido, lo que evidenció áreas de mejora en el procesamiento de información.

 

La ASF apuntó que los resultados de la fiscalización mostraron que, a 2020, la SEP no dispuso de un marco normativo congruente, pertinente ni actualizado para regular las actividades del registro de títulos y expedición de cédulas profesionales con efecto de patente.

 

En cuanto la solicitud de registro de títulos y expedición de cédulas profesionales con efectos de patente, la ASF identificó que la SEP contó con dos procedimientos, uno para los títulos expedidos de forma física antes del 1 de octubre de 2018, el cual, por la interrupción de procedimientos presenciales por la pandemia de COVID-19, se convirtió en un procedimiento híbrido, y el segundo, en línea para los títulos que se emitieron de forma electrónica, después de esa fecha.

 

La SEP acreditó el registro de 305,033 procedimientos iniciados por los egresados para la expedición de cédulas profesionales en educación superior, de los cuales 282,523 (92.5%) se realizaron conforme al procedimiento electrónico o en línea y 22,810 (7.5%) mediante el presencial, híbrido o a distancia.

 

Además, de esos 22,810 registros, en la modalidad presencial, híbrida o a distancia, 19,869 (87.1%) se realizaron dentro del plazo de tres meses establecido en la normativa, mientras que 2,941 (12.9%) excedieron dicho plazo, el cual osciló entre 91 y 2,471 días de desfase para su registro; además, según se apunta, la dependencia educativa no dispuso de información respecto del momento en que las instituciones educativas incorporan el título al sistema electrónico y el inicio del procedimiento de expedición de la cédula, ni de término para la inclusión en la base de datos de los 282,523 títulos electrónicos faltantes, lo que limitó analizar el tiempo desde que se ingresa una solicitud de registro hasta que se culmina, a fin de evaluar la oportunidad en la atención del procedimiento electrónico.

 

La ASF resaltó además que la Secretaría de Educación no logró acreditar ni justificar la falta de información de 282,523 procesos de autenticidad y dictaminación respecto de los 305,333 registros títulos del nivel superior, «lo que denota áreas de mejora en los sistemas de información para obtener y procesar apropiadamente los datos para que las unidades administrativas generen y utilicen información relevante y de calidad».

 

Apuntado finalmente que «si bien se identificaron avances en los procesos de inscripción de títulos profesionales, se deben atender las áreas de mejora detectadas, a fin de perfeccionar los procesos evaluados».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *