SAN FERNANDO, TAM.- Uno de los negocios que ha prosperado en medio de la depresión económica que viven miles de familias en la región a causa de la pandemia del Covid-19, es la casa de empeño Prendamex, ubicada en la avenida Ruiz Cortines, entre Morelos y Padre Mier de la zona centro.

 

El establecimiento es receptor de solicitudes diariamente de personas que desean empeñar desde un teléfono celular, hasta un terreno y cualquier tipo de bienes, dejando a cambio garantías prendarias o documentales.

 

Entre los principales clientes de la única casa de empeño que funciona  en San Fernando se encuentran personas en situaciones de emergencia o pobreza extrema, que recurren a préstamos de emergencia para resolver principalmente  problemas de salud o gastos funerarios.

 

Es entonces cuando personas desempleadas acuden a solicitar préstamos dejando en garantías aparatos de telefonía móvil, electrométricos, documentos de propiedades y diversos bienes, que les permiten acceder a diversas cantidades para salir de las contingencias que enfrentan.

 

El problema viene cuando se vence el plazo para pagar y no tienen dinero, lo que provoca que periódicamente estén dando pagos en parcialidades, que solo sirven para cubrir los agobiantes intereses que al irse  acumulando, dificultan cada vez más, las posibilidades de cubrir los adeudos y finalmente terminan por perder los artículos entregados en prenda.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *