El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general, con dispensa de trámites, y por la vía fast track, la Ley Federal de Revocación de Mandato, con el fin de regular el proceso para la conclusión anticipada del cargo del Presidente de la República, “a partir de la pérdida de confianza”.

 

El proyecto, que apenas ayer fue recibido en el Palacio de San Lázaro tras su aprobación en el Senado, recibió 491 votos a favor, uno en contra y una abstención, durante la sesión de este martes.

 

Se prevé someter a consulta de los ciudadanos la pregunta “¿Estás de acuerdo en que a (nombre), Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, se le revoque el mandato por pérdida de la confianza o siga en la Presidencia de la República hasta que termine su periodo?”.

 

El inicio del proceso de revocación de mandato podrá solicitarse por una sola ocasión en el sexenio durante los tres meses posteriores a la conclusión del tercer año del periodo constitucional del Presidente de la República.

 

El procedimiento dará inicio a petición de los ciudadanos en un número equivalente a 3 por ciento de la lista nominal de electores, siempre y cuando la solicitud corresponda a por lo menos 17 entidades federativas y represente 3 por ciento de la lista nominal de electores de cada una de ellas.

 

De acuerdo con la minuta senatorial, la consulta se celebraría el domingo siguiente a los 90 días posteriores a la emisión de la convocatoria y en fecha no coincidente con las jornadas electorales federal o locales.

 

Los partidos políticos podrán promover la participación ciudadana en el proceso y el Instituto Nacional Electoral (INE) tendrá a su cargo, en forma directa, la organización, desarrollo y cómputo de la votación, incluyendo los consejos y juntas ejecutivas locales y distritales que correspondan.

 

La promoción del instituto deberá ser objetiva, imparcial y con fines informativos, y de ninguna manera podrá estar dirigida a influir en las preferencias de la ciudadanía a favor o en contra de la revocación de mandato.

 

Sin embargo, durante el debate, la oposición, aunque votó a favor, hizo fuertes cuestionamientos a la pregunta que será formulada a la ciudadanía.

 

“El diseño de la pregunta contiene elementos que podrían desviar el propósito de revocar que implica más una ratificación del mandato. Claro que la pregunta importa, por ello, desde el PRI proponemos optar por una pregunta más clara, más concreta y más contundente. La pregunta debería ser ¿está usted de acuerdo que se revoque al presidente de su cargo?”, expuso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *